desde 1492 hasta 1800
la pinza colonizadora
 
 
El poblamiento y colonización de la Argentina, se realiza por medio de un amplio movimiento de pinzas: desde el Atlántico, remontando el Río de la Plata; y desde el Pacífico, teniendo como puntos de partida el Perú y Chile.
En poco más de un siglo y mucho menos que dos, los infatigables conquistadores transitaron en todo sentido este gran triángulo geográfico que es nuestra patria. Expediciones de distinto porte, realizadas siempre en medio de tremendas dificultades, subieron por el Río de la Plata y sus afluentes, recalaron en Asunción o siguieron viaje por tierra hasta el Perú. Otras han bajado desde allí, poblaron el Tucumán y, pasando por Santiago del Estero y Córdoba, llegaron hasta el “Mar Dulce” de Solís. Desde la Capitanía General de Chile, atravesaron los Andes para explorar Cuyo. Con punto de partida en Buenos Aires, Hernandarias recorrió el corazón de la Argentina, hasta acampar junto al Río Negro. Y, entrando por el sur helado, marinos transformados en sufridos caminantes se adentraron en la imprecisa Patagonia. Considerar hoy estas empresas, teniendo en cuenta los sacrificios que supusieron, los peligros que debieron superar, las distancias cubiertas y la precariedad de los medios empleados, compromete la asombrada gratitud de todos quienes somos herederos y beneficiarios del fruto de tales proezas.