desde 1900 hasta 1992
el embate subversivo
 
 

En medio de un clima tenso, Cámpora recibe la banda presidencial de manos de Lanusse, el 25 de mayo de 1973. La multitud que inunda Plaza de Mayo, sobre la cual emergen cartelones de las escuadras guerrilleras, insulta y escupe a los pocos efectivos militares que han acudido para rendir honores. Es volcado e incendiado un automóvil Chrevrolet, que alguien estacionara cerca de la Casa Rosada, en cuyas paredes se lee: “Casa Montonera”. Especialmente invitados, están presentes en el acto los presidentes comunistas de Chile y Cuba, Allende y Dorticós.

Sin que medie disposición alguna, las cárceles se abren para dejar libres a los guerrilleros alojados en ellas, que saldrán mezclados con numerosos presos comunes. Son liberadas esa noche 371 personas, culpables muchas de graves delitos. Recién al día siguiente se dictará un decreto convalidando los hechos y, más tarde, una ley de amnistía. Como recaudo previo a la sanción de ésta, los legisladores hallarán en sus bancas advertencias inequívocas de las organizaciones subversivas, intimándolos a votar en favor de la misma: todos lo hicieron.