la confederación
» Protocolo de Palermo

Después de su victoria sobre Rosas, Justo José de Urquiza se estableció en Palermo y desde allí inició los primeros pasos para darle al país una diferente  organización institucional.

Los gobernadores de las provincias, salvo el de Corrientes, no se habían adherido a su pronunciamiento por lo cual la situación política interna era delicada. Por este motivo Urquiza se cuidó de no intervenir a las provincias díscolas y en cambio, envió al Dr. Bernardo de Irigoyen, que había estado junto a Rosas, intentando aquietar los ánimos y lograr la colaboración de las mismas, sumándolas a su proyecto

A fin de darle legalidad a su autoridad al frente de la Confederación Argentina reunió a los gobernadores de las provincias litoraleñas -las mismas que otrora habían suscripto el Pacto Federal-  para firmar el 6 de Abril de 1852, un documento que será conocido como el “Protocolo de Palermo”. Así,  los gobernadores de Buenos Aires -Vicente López y Planes-, de Corrientes -Benjamín Virasoro-, y de Santa Fe -Manuel Leiva- acordaron delegar a Urquiza el encargo de las relaciones exteriores de la Confederación hasta la reunión de un  Congreso General Constituyente.

En el mismo protocolo las provincias signatarias resolvieron restablecer la Comisión Representativa de Santa Fe disuelta veinte años atrás, a fin de ejercer las atribuciones de la cláusula 5 del art. 16  del Pacto Federal, esto es, convocar a un Congreso General Federativo.