el Siglo XV
» América en 1492
Cuando los españoles llegaron al continente americano, no solo se les presentó una nueva geografía ante sus ojos, sino que se encontraron con hombres con distinto grado de desarrollo cultural, a los cuales llamaron equivocadamente “indios”, creyendo que habían llegado a las Indias ubicadas en Asia.
Quizás las distintas poblaciones que habitaban América hayan compartido orígenes comunes, pero a fines del siglo XV resultaba asombrosa la diversidad física y de cultura entre nativos de diferentes grupos. Algunos eran sedentarios, otros nómades, la mayoría de ellos trabajaban la piedra, aunque no pocos, en forma rudimentaria. Muchos eran cazadores y recolectores, algunos eran agricultores, muy pocos conocían la escritura y las técnicas metalúrgicas.
estatuilla ritual incaDentro de aquella multiplicidad de culturas, se destacaban dos que se hallaban establecidas en las tierras fértiles de la cordillera de los Andes, constituyendo grandes civilizaciones. En América Central, los aztecas (México) y en América del Sur los incas (Perú y países limítrofes). Otra importante cultura, la maya, había desaparecido con anterioridad a la llegada de los españoles.
Estos pueblos -cada uno en su territorio- conformaron verdaderos imperios resultantes de una larga sucesión de civilizaciones anteriores. Estaban muy organizados, con la autoridad política centralizada en una monarquía absoluta, basada en la conquista sistemática de otros pueblos y un eficaz control imperial. Eran politeístas, sus dioses generalmente estaban relacionados con la naturaleza, como el sol y la luna, y su clase sacerdotal era muy influyente.
piedra del sol, calendario aztecaA pesar de su grado de civilización y a las riquezas que poseían en adornos y objetos rituales de metales preciosos, en sus templos y palacios, no conocían la rueda ni el arado, hacían un escaso uso de animales de carga y se valían de herramientas de piedra y de madera, casi nunca de metales duros. Su rigurosa organización administrativa y del trabajo colectivo les permitió subsistir con la agricultura y explotar metales preciosos. Poseían avanzados conocimientos en matemática, astronomía y arquitectura, que les permitieron construir grandes templos, así como caminos y canales de riego.
En el actual territorio argentino, escasamente poblado en sus dilatadas extensiones, existía una gran variedad de grupos étnicos, con costumbres sencillas y un sinfín de creencias y rituales, aunque ninguno poseía un desarrollo semejante al de los incas.
cerámica de la cultura santamarinaLos pueblos que habitaban en los valles de las regiones montañosas del Noroeste andino y de Cuyo estaban sometidos al imperio incaico. Sus artesanías en cerámica eran refinadas, poseían telares, instrumentos musicales, y manejaban metales. Estas tribus vivían en asentamientos fijos y obtenían los productos necesarios para su subsistencia de la agricultura, al igual que las que habitaban las sierras de Córdoba.

Las llanuras de la Patagonia, Pampa y el Chaco, formaban los dominios de los indígenas generalmente nómades que no habían llegado a formar poblaciones estables antes de la llegada de los conquistadores, y vivían de la recolección de frutos, de lo que cazaban o pescaban.  

Había también pueblos asentados en el litoral que realizaban algunos cultivos incipientes. 

La presencia de los europeos en estas tierras habría de sorprender enormemente a los nativos, produciendo muy diversas reacciones en las tribus, que fueron desde la inmediata sumisión –como fue el caso de los huarpes de Cuyo- hasta la hostilidad permanente que presentaron las tribus pampeanas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

pintura rupestre - Cueva de las manos (Santa Cruz)  

No ha sido fácil tarea la de descifrar la forma en que se hallaba habitada esta parte de América en el S XV, y más aún en épocas anteriores, pues al no poseer escritura los pueblos que la poblaron, la fuente de conocimiento que se ha contado para ello han sido principalmente las crónicas y memorias de los españoles y viajeros, además de más recientes estudios arqueológicos, que solo arrojan luz sobre algunos aspectos de aquellas culturas.

elaboración de la cerámica aborigen

Cuando años después del descubrimiento, se tuvo la certeza de que América era un continente hasta ese momento desconocido, se instalaron en distintos ambientes europeos una cantidad de interrogantes -especialmente en España- sobre desde que lugar habían venido aquellos hombres. 
Hubo quienes pensaron que descendían de una de las tribus perdidas de Israel. Otros, sostuvieron que eran descendientes de los fenicios, los egipcios, o fantaseaban que podían ser los herederos de una antigua civilización que una catástrofe había destruido.
Florentino Ameghino
El científico argentino Florentino Ameghino sostenía -hace casi un siglo- que los americanos precolombinos eran autóctonos, originarios de las cercanías del Río de la Plata. Esta teoría fue desechada luego por la mayoría de los científicos modernos que consideran más probable que el poblamiento del continente americano se iniciara a través del estrecho de Bering, en Alaska, cuando se encontraba unida a Siberia. Estamos hablando de más de veinte mil años atrás.
Lo cierto es que esta cuestión que ya se planteaban los europeos en el siglo XV, aún hoy en el siglo XXI sigue siendo un misterio sin develar,