primeros gobiernos patrios
» Directorio
El año 1814 se inició con pronósticos pesimistas para el movimiento revolucionario iniciado en 1810. El optimismo que había alentado inicialmente la convocatoria de la Asamblea en 1813 cedió ante el temor del avance de los españoles sobre el territorio del Río de la Plata.
Por un lado, las derrotas de los ejércitos patrios en Vilcapagio y Ayohuma dejó desprotegido el Alto Perú, bajo constante acecho de los realistas desde Lima. Sólo las montoneras de Martín Miguel de Güemes detenían parcialmente el avance español.
En Europa, Napoleón había acabado 
Asamblea del Año XIII

Asamblea General Constituyente de 1813

trágicamente su campaña en Rusia y el rey español Fernando VII retornaba a su trono y se disponía a recuperar sus dominios  americanos.
Ante tales perspectivas, que anunciaban tiempos aun más difíciles, la Asamblea General Constituyente del año XIII resolvió concentrar el poder en una sola persona que llevaría el título de Director Supremo de las Provincias Unidas, con el objeto de darle agilidad y mayor ejecutividad a las decisiones políticas y administrativas que debían tomarse ante las compleja situación que atravesaba el Río de la Plata.
El director se desempeñaba dos años en sus funciones, en las que era acompañado por dos secretarios y un Consejo de Estado, que lo asesoraría sobre todo en materia de política internacional.

Director Supremo Carlos María de Alvear

El primer Director Supremo fue Don Gervasio Antonio Posadas, que renunciaría antes de terminar su mandato, asumiendo el mando su sobrino Carlos María de Alvear. 
La creación del Directorio inauguró la tradición de los poderes ejecutivos unipersonales en nuestra historia institucional, pero lamentablemente fracasó al emprender una política centralista y hegemónica sobre todo el territorio de las Provincias Unidas, pues dedicada a aplastar todo reclamo localista por parte de las provincias, fue llevando al país a sangrientas luchas fraticidas.  

Al tiempo que crecía el desprestigio del Director Supremo al conocerse las gestiones que había encargado ante distintas monarquías para coronar en estas tierras a un príncipe extranjero, se afirmaban en el interior las ideas que del federalismo y las autonomías provinciales como exigencias irrenunciables ante el avasallamiento de las pretensiones del centralismo porteño.

Aquella errática política dictatorial encontró su fin en 1820, cuando en la batalla librada en Cepeda, las fuerzas de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos lograron derrotar las milicias que obedecían al Director José Rondeau.

 

 

Fueron siete los Directores Supremos designados entre los años 1814 y 1820:

·          Gervasio Antonio Posadas (22 de enero de 1814 - 9 de enero de 1815)

·          Carlos María de Alvear (10 de enero de 1815 - 15 de abril de 1815)

·          José Rondeau (no asumió)

·          Ignacio Alvarez Thomas (20 de abril 1815 - 16 de abril de 1816)

·          Antonio Gónzalez Balcarce (16 de abril de 1816 - 3 de mayo de 1816)

·          Juan Martín de Pueyrredón (3 de mayo de 1816 - 11 de junio de 1819)

·          José Rondeau ( 11 de junio de 1819 -1 de febrero 1820)