de Santa Fe
Carmen del Sauce

Dos poblados ligados a la historia y al ruralismo

 

La tranquila localidad de 550 habitantes tiene 17 manzanasUbicados a 40

kilómetros al sudeste

de Rosario, mucha de

su gente trabaja en

Acebal o en el campo

 

Carmen del Sauce.— Ubicada al sudeste provincial y a 40 kilómetros de Rosario, Sauce es uno de los pueblos más antiguos del departamento Rosario. Tiene 550 habitantes y el casco urbano ocupa 17 manzanas. Soja y legumbres se cultivan en sus productivos campos y hay siete empresas cerealeras. La mayoría de sus pobladores trabajan en Acebal y en la zona rural.

El pueblo fue declarado lugar de interés histórico por la provincia. La posta del Sauce fue fundada en 1803 y llegó a ser un pujante centro urbano hasta la última década de 1800, luego quedó detenido en el tiempo. La posta se llamó primero Puestos de Medina y fue fundada en mayo de 1803 en el camino real que iba de Buenos Aires al Alto Perú pasando por Cuyo, motivo por el cual paró San Martín en 1819.

En 1824 se crea el fuerte La Horqueta del Sauce entre los arroyos Pavón y del Sauce, tras concentrarse las tropas de Estanislao López y luego de Urquiza. Fue también zona de invasión indígena por sus aguadas y establecimientos ganaderos.

En 1864, un grupo de vecinos solicitó el permiso para edificar una capilla y un agrimensor delineó el pueblo en los terrenos donados por Domingo Molina y Bernardo García. En 1871 el gobierno dispone que se haga un nuevo trazado que concluye en 1872. Ese año se crea una escuela para niñas, se nombra un juez de paz y surge el primer consejo escolar. También se forma la comisión de vecinos para la construcción del templo cuya edificación finaliza cuatro años después. Terminada la guerra con el Paraguay, una ley provincial adjudicó tierras a oficiales y soldados entre los troperos, por eso sus pobladores fueron en su totalidad criollos de Santa Fe y Santiago del Estero.

El nombre de Carmen del Sauce fue asignado en 1875. Pedro Laflor, quien tenía un servicio de mensajería entre Rosario y Melincué y que pasaba por este pueblo, donó una imagen de la Virgen del Carmen como promesa por recuperar a su hija y una sobrina llevadas cautivas por un malón.

Su fiesta patronal es el 16 de julio y al domingo siguiente junto con las comuniones tiene lugar la procesión. La iglesia es considerada monumento histórico, tiene una planta de 26 metros de largo, paredes de 80 centímetro y un altar de madera dorado a la hoja. Allí descansan los restos de la familia García.

En 1887 había 466 habitantes, por entonces en el departamento Rosario existían sólo tres centros urbanos: Rosario, Avila (Funes) y Carmen del Sauce.

Decadencia. Ante el tendido del ferrocarril y la negativa de los propietarios de ceder tierras para las vías, comenzó la decadencia. El matrimonio de Amador Acebal y María Saá Pereyra permite que el tren pase por sus tierras y a 2 kilómetros nace el pueblo de Acebal. Así, poco a poco el apogeo de Carmen del Sauce con su edificación colonial, hotel de dos plantas, estafeta postal, mensajería, farmacia, panadería a vapor y otros servicios, se transformó en un nostálgico recuerdo.

Por años, Carmen del Sauce era el lugar para todos los asuntos de familia, bautizos, casamientos y defunciones. Su cementerio fue creado en 1877 y era el único de la zona. Tiene 1.200 nichos y panteones de gran valor arquitectónico.

De aquellos días de gloria impregnados de cultura gauchesca pampeana queda como testigo un pueblo mágico y atrapante. Sus amaneceres y atardeceres, el perfume de las flores de los paraísos, los jinetes y sus caballos defensores de la tradición y gente que más allá de la falta de servicios, asegura que la paz que allí se respira es impagable.

En 1950 los colonos de Acebal y Carmen del Sauce se agrupan para formar la Cooperativa Agropecuaria de las dos localidades. En 1970 se construye el acceso pavimentado a Carmen del Sauce y Acebal permitiendo mayor comunicación con la ruta 19 y entre ambos pueblos separados por dos kilómetros.

Se destaca la colonial edificación de la escuela primaria, uno de las más antiguas, que tiene más de 100 alumnos. Sus pobladores recuerdan que en 2001, el pueblo se transformó por unos días en set de filmación para varias escenas de la película “Rosarigasinos” con Federico Luppi y Ulises Dumont. Fueron filmadas en casonas antiguas y la vieja comuna. Muchas propiedades recicladas se usan como fin de semana. Buen número de rosarinos construyeron aquí buscando tranquilidad y seguridad, a 30 minutos de la ciudad.

Cuatro Esquinas. Ubicada sobre la ruta provincial 18, este paraje depende de Carmen de Sauce y tiene 6 manzanas. Fue fundada por la provincia en 1871 y la comisión de fomento fue creada el 22 de agosto de 1901. La escuela rural Domingo Mateu 6.282 es el lugar emblemático donde llegaron a estudiar unos 200 niños en la época de pujanza. Hoy, con tan sólo 22 alumnos, cuenta con una directora docente que se ocupa de cubrir los 9 años.

En la zona había colonos que tenían parcelas de entre 20 y 60 hectáreas pero en 1968 vino el desalojo y muchos se fueron a la ciudad, por eso no hay pocos chicos”, dijo el jefe comunal de Carmen del Sauce, Domingo Lamenta, ex alumno de la escuela. La mayoría de los niños se van a estudiar a Acebal o a Uranga.

“Con doble jornada rural, se trabaja de forma dinámica. Algunas familias de Carmen del Sauce ven bien la enseñanza individual y con pocos alumnos, incluso egresados salieron abanderados en la escuela media”, afirmó la docente a cargo desde hace 8 años. La escuela, que sufrió un tornado en 2003 y perdió su techo que ya fue reparado, cumplirá 75 años en 2009.

 

Delcia Karamoschon l La Capital l Miércoles 2 de julio de 2008 (fragmentos principales)

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 Personajes. Lázaro Aguirre, fallecido recientemente, era un artesano del cuero. En cada fiesta, su presencia a caballo y con ropa paisana era un clásico. Otra tradicional habitante es Norma Días. Nació en Carmen del Sauce, a los 4 años se fue pero luego volvió. “Me casé acá hace 40 años, vivo con mi familia, crío animales y atiendo mi almacén. Acá están mis raíces”, dice.

 

El corredor de TC Diruscio se inició a los 14 años en las carreras 

Un referente de los “fierros”. Cierto es que Cuatro Esquinas no posee asistencia médica y hay que ir hasta la localidad de Acebal, ubicada a 17 kilómetros, para acceder a ese servicio. No obstante el paraje también tiene hechos positivos, como que allí vive un orgullo local, el corredor de Turismo Carretera, Sebastián Diruscio, el joven de 26 años que se inició en 1997 con un Fiat 500.

Diruscio ya a los 14 años corría carreras zonales, actualmente pilotea una Chevi que prepara junto a su equipo en Acebal.

Hace casi tres años que debutó en TC y está entre los primeros veinte. También ha incursionado en TRV6 con autos más modernos. “Paso bastante tiempo acá, me encanta este lugar. Me quiero quedar siempre, junto a mi familia y mis raíces”, remarcó el corredor.

“Cuando digo que soy de Cuatro Esquina me cargan porque no figuramos en el mapa”, afirmó. Sin embargo, la zona es muy fierrera y el paraje fue un punto de paso de la antigua vuelta de Santa Fe. Los autos pasaban por el camino que unía Uranga con Cuatro esquinas y Carmen del Sauce.

El joven corredor destacó que siempre contó con el apoyo de su padre, quien también es “muy fana de los fierros”. Diruscio viaja pemanentemente a Buenos Aires por el tema de los sponsors y para la preparación de los autos, no obstante dice que estar en Cuatro Esquinas le encanta y agrega: “Más ahora que nació mi sobrino quiero estar más horas junto a él y a mi familia”.