desde 1800 hasta 1851
los 33 orientales
 
 
El almirante Lecor gobierna la Banda Oriental, que ha sido organizada como una porción del imperio brasilero. Un patriota oriental, José Antonio de Lavalleja, fuga de su prisión en Río de Janeiro y llega a Buenos Aires, donde comienza a organizar la reconquista de su tierra.

Aquí se apoya la empresa de Lavalleja. Rosas, Anchorena y otros estancieros aportan dinero, recaudando donativos destinados a adquirir armas y pertrechos. Una noche de abril de 1825, la pequeña fuerza zarpa de San Isidro en dos lanchones, desembarcando el día 19 en la playa de La Agraciada. Se trata de apenas 33 hombres –”Los Treinta y Tres Orientales”–, a las órdenes de Lavalleja y Manuel Oribe.

A medida que avanza, el contingente crece. Transformado ya en una columna entra, el 24 de abril, en Soriano. El 1º de junio está en San José y, convertida en ejército, acampa frente a Montevideo, el 7 de ese mes. Gauchos entrerrianos y correntinos cruzan el río, para sumarse a la expedición. El 14, en el pueblo de La Florida, Lavalleja forma una Junta provincial de gobierno.

En septiembre se libra la batalla de Rincón y, en octubre, la de Sarandí, triunfando los orientales sobre los brasileros. La noticia de tales éxitos suscita entusiasmo en la Argentina. El 24 de octubre, un diputado de la Provincia Oriental se incorpora al Congreso que funciona en Buenos Aires.